Home

Uno de los aperitivos más socorridos para agasajar a las visitas es una buena tabla de quesos variados. En ella, nos podemos encontrar apuestas seguras como el manchego, el Gouda, Emmental, queso freso y también los que casi nadie se atreve a probar, el queso azul y el queso Roquefort. Pues bien, propongo sacar a bailar hoy a la más fea y darle una oportunidad en nuestra cocina. De paso, es una idea para terminar de aprovechar la famosa bandeja de quesos que nuestros buenos euros cuesta.

Es una receta muy fácil y accesible para todos, que seguro que os hace comprar la porción por separado cuando la probéis, como me pasó a mí.

Para empezar, ponemos a hervir agua para la pasta. A mi me gusta mezclar los macarrones con las espirales para darle alegIMG_20121217_160317ría al plato, pero como todo, se puede adaptar a los gustos personales. En el agua suelo poner un trozo de pastilla de caldo de carne, un trozo de cebolla, un diente de ajo, una hoja de laurel y un chorrito de aceite de oliva. Os garantizo que así, la pasta por separado, tendrá mucho más sabor que simplemente con agua y un poco de sal. Cuando arranque a hervir, echamos la pasta al agua y vamos removiendo para que no se nos pegue nada en el fondo de la olla.
IMG_20121217_160417
Mientras la pasta se cuece, en un cazito ponemos un pizca de aceite de oliva y echamos un trozo de queso azul para que se vaya deshaciendo poco a poco. Es importante que el fuego no esté muy fuerte para que no se adhiera el queso al fondo. Cuando empieze a derretirse el queso se mezcla con nata líquida y se va removiendo.

Por otro lado, en un mortero vamos machacando las nueces hasta que queden bien picadas. Cuando el queso esté totalmente fundido, mezclamos las nueces con la salsa resultante y removemos hasta que quede uniforme y vaya cogiendo cuerpo.

IMG_20121217_160646Durante la preparación de nuestra salsa, la pasta ya se ha cocido y está lista para retirarla del fuego. Es muy práctico ir probando la pasta, para ver el grado de cocción que estamos alcanzando y apagar cuando ya nos guste la textura. Por favor, nada de arrojar la pasta contra la pared (en caso que estéis cocin       ando tallarines o espaguetis). Es mucho más limpio y rápido ir probando, que quitar los churretes de la pared.

Ya he visto a mucha gente subiéndose a la silla para retirar el tallarín de la puerta del mueble de la cocina o incluso del techo. Amig@s, ahorrémonos este momento.IMG_20121217_160834

Finalmente, ya tenemos la pasta bien escurrida y le hemos quitado los trozos de cebolla, ajo y la hoja de laurel. La servimos en un plato y le añadimos la salsa de queso con nueces.

Espero que os guste y le vayáis dando una oportunidad a los nuevos sabores.

¡Qué aproveche!

By L’argonauta

Texto y Fotos propiedad de L’argonauta (@stopcentrifuga2) -reservados todos los derechos-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s