Home

La tejedora By SiabierAlmirante

Me llamo tejedora, un nombre cualquiera como cualquiera de nosotros. Soy de las pocas personas que creen tener clara su misión vital, la mia es tejer.

Tengo lanas de múltiples colores…, azules, verdes, moradas… mucha gente se para en analizar lo que cada color significa, sus propiedades curativas, sus implicaciones psicológicas.. yo sólo tejo.

Mi labor es especial, no verás un jersey ni un abrigo mío. Probablemente aún no has aprendido a ver mis prendas. Mi enemigo mortal es el tiempo, en particular la falta de el.

Mis lanas no se compran sino que se engendran, se mezclan y nacen de otras lanas entrelazadas entre sí. Desconozco los miles de millones que tengo en mi ovillo, pero disfruto de su efímera compañía…

Nací tejedora para servir, para amar y ofrecer lo mejor de mí y, con el paso de los años he descubierto que en mi vida he cometido muchos errores, aún así, yo sigo tejiendo, yo vivo esperando. Primero esperé que llegaras, que estuvieras a mi lado, que crecieras y crecieramos juntos… he esperado sentirte, amarte y tejer contigo una vida.

Soy tejedora.

Algunos de mis hilos cambian de color, nacen de la bravura y la ingenuidad de los colores puros, del rocío de la mañana, de la brisa de una otoñal tarde, pero cada centimetro que pasa, se tornan en una infinita amalgama de colores.

Y claro que sé que muchos andan perdidos en el ovillo!, desesperados por encontrarse, por sentir esa calidez al anudarse con la lana perfecta, son aquellos que se sienten explotar, sumergidos en sus sentimientos, pero no te esfuerces, yo tejo.

Voy viajando y veo mis obras, en algunas ocasiones permanecerán toda la vida pero en otras .. el nudo se afloja.

Si te fijas puedes analizar a mis pequeños, puedes ver cada hilo compuesto de miles de hebras, giradas sobre sí para hacerse más fuertes. Ninguno es igual, su grosor, textura, color, longitud determinan su identidad, es su Adn. Pero todos sufren de igual modo.

Algunos de mis hilos se pierden, vuelan por causa el viento hacia ningún lugar, y se quedan bajo algún mueble mientras dejan pasar el tiempo. ¿ Crees que un hilo puede moverse?

A veces pienso.. ¿ El anhelo de mis hilos es ser tejido?. Miles de ellos tienen varios nudos, y tejerlos es complicado, su camino es más pesado y a veces no consiguen desanudarse nunca.

Pero yo sólo tejo.

Mi ovillo es el mundo, con miles de millones de hilos. Con un inicio y un fin. Y si mi ovillo gira, todos giran con él.

Como buena tejedora a veces puede parecer que soy caprichosa. La creatividad del artista mezclando hilos puede ser inconmensurable, no obstante, todo tiene su sentido. Al fin y al cabo, la obra final es lo que justifica el recorrido, y no sirve de nada analizar cada hilo por separado, ya que su identidad, está forjada por cada centímetro a lo largo de su longitud.

He de reconocer que mis hilos se fabrican sumergidos en la ignorancia, condicionados por sus características. Pero, ¿qué sucedería si lo supieran?. A veces me pregunto, hasta que punto el desconocimiento les atormenta o les da serenidad.

No lo dudes, mi tarea no es fácil. Y sé que la suya tampoco, pero yo nací tejedora.

Suspiro, cierro los ojos y me pregunto porque mi vida es esta. Suspiro, cierro los ojos y me veo tejiendo. Cómo una madre que ve crecer a sus hijos, siempre sufriendo por ellos. Suspiro y siento la gratitud de ver mi obra.

Mis pobres hilos…, aquellos que jugaban de pequeños imaginándose un futuro.

Gracias a ellos empecé a sentir, y ahora no sólo tejo.

Ya lo sabes, mi gran enemigo es el tiempo. Descubrir que lo que antes eran dos horas, ahora es media. Un mes, un deseo. Una vida, un recuerdo. Y cada noche, un universo. Cada abrazo… podría parar el tiempo en cada abrazo.

Y si miras por la ventana, podrás ver mi cara, con una mueca que no es más que una media sonrisa, porque ahora puedo fundirme en mi obra, puedo sentir cada hilo, puedo oler su presencia, notar su textura acariciando cada milímetro de su recorrido. Ahora yo soy ellos y ellos pueden sentirme, ahora pueden sumergirse en eso que llamamos alma.

Sus vidas son mis vidas, y la humanidad mi misión.

Mi nombre es tejedora, y cuando estes sólo piensa que yo … estoy contigo.

By SiabierAlmirante

(Dedicado a mi madre y a los que siguen luchando diariamente)

Texto propiedad de SiabierAlmirante (Follow @siabieralmirant) – reservados todos los derechos-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s