Home

Cuando pienso en un superhéroe se me vienen a la cabeza aquellos que enfundados en sus trajes ajustados, con su fuerza sobrehumana, luchando contra los más malvados y siempre venciendo. El post de hoy es especial, tal vez no por su contenido sino por su significado, hoy cumplimos tres meses, y quiero agradecer a un superhéroe de ciudad todo el apoyo que me ha dado en este proyecto.

Pasuperheroera mí, el superhéroe es una persona común, alguien como tú y como yo, pero que a diferencia de la mayoría de las personas, tiene un corazón inmenso. Podemos pensar que existen muchos, y es cierto, existen miles de personas entregadas a los otros, que les ayudan de forma desinteresada – y para mí, esos son mis superhéroes-.

Miro a un niño y en su inmensa ingenuidad, ajeno al mundo exterior que le rodea, le veo sonreír, le veo jugar, le veo feliz con pequeñas cosas, veo a ese niño con la toalla atada al cuello, jugando a ser un superhéroe de comic. Pocos adultos son capaces de serlo sin perder esa inocencia, esa pureza. Yo he conocido a ese superhéroe que aún mantiene la ilusión de un niño, y es fuerte para recibir las críticas de aquellos que no saben ver la belleza de algo tan puro pensando que por mantener esa ilusión que sólo un niño puede tener por la vida es menos maduro.

Pues no señores, los inmaduros son todos aquellos que en nuestro mundo van de cultos y bien educados, sin embargo no pueden ser generosos con los otros, aquellos que viven entre envidias y vilezas. Para mi mantener un alma pura en este mundo a veces ruin es ser un superhéroe. Ojalá este post nos hiciera parar a todos, y valorar lo que realmente es importante en la vida.

Todos moriremos algún día, pero tenemos dos alternativas.

Vivir inmersos en el “quién es más listo, más inteligente, más culto, tiene mejor trabajo tiene mejores miras, en las envidias, en no saber alegrarse por los demás, en el stress del dinero y del trabajo….”

O pararnos y limpiar nsuperherouestra mirada como un niño, sin hacer daño a otro por ser diferente a nosotros, sin hacer daño a otro porque no haga lo que nosotros haríamos, viviendo y dejando vivir, para entregar amor y no odio, amando a la familia, a los amigos y por qué no, a los desconocidos cuando les podamos tender una mano. Vivir en la tolerancia, en el respeto más allá de las palabras, con la visión de un niño puro.

Hoy, cuando hacemos tres meses, mi reto personal es ese, he visto a ese niño y he visto a esas personas que le atacan por serlo. He descubierto, que muchos querrían vivir la vida sin losas ni pesos de errores pasados, limpios de conciencia, y tal vez al no poderlo vivir en sus vidas su forma de sentirse mejor es intentar hacer que otros no lo vivan.

Lo dicho, mi reto personal no es para el blog en sí mismo, porque yo he elegido crecer como persona, crecer como ese niño puro de sentimiento.

Sólo puedo decirte: Gracias.

By SiabierAlmirante

Texto propiedad de SiabierAlmirante () – reservados todos los derechos-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s